Concentración del Equipo Nacional en Antalya

Ante la creciente repercusión en los medios de la noticia de la concentración de nuestro equipo de arco recurvo en Antalya, la Real Federación Española de Tiro con Arco remite esta nota oficial para ofrecer la información completa de los hechos.

Vaya por delante la siguiente reflexión. Como todo el mundo entiende, el objetivo principal de una federación olímpica no es otro, y más en un año como el que nos ocupa, que el de hacer todo cuanto esté en su mano para garantizar la presencia de sus deportistas en los Juegos Olímpicos.
Así con todo, hasta que la llama olímpica no se apague, nuestro trabajo y esfuerzos se volcarán en la consecución de dicho objetivo.

Tras un muy duro proceso de selección, que se desarrolló desde noviembre a octubre, los deportistas que finalmente conformaron el equipo nacional en 2020 fueron:

  • ARCO RECURVO HOMBRES: Miguel Alvariño, Pablo Acha, Ken Sánchez y Yun Sánchez
  • ARCO RECURVO MUJERES: Alicia Marín, Elia Canales, Leyre Fernánde e Inés de Velasco

En la planificación para la preparación del equipo nacional esta temporada estaba previsto, presupuestado y aceptado, realizar una primera concentración en la localidad turca de Antalya, tras la que participaríamos, junto a muchos otros equipos internacionales, en la 2020 Kahraman Bagatir Spring Arrows Archery Tournament, una competición de ránking mundial, homologada por World Archery. Nuestra participación, ya confirmada y abonada, incluía el alojamiento, proporcionado por la federación turca en el Rixos Downtown Antalya, del 23 de marzo al 6 de abril de 2020.

Además de la participación del equipo en las Copas del Mundo y en el Campeonato de Europa, el equipo asistiría a otra concentración, del 31 de mayo al 4 de junio, en el Centro Beiter de Alemania.
Todas estas actuaciones salen de la partida presupuestaria dedicada por el CSD para las actividades de alta competición previstas para el equipo nacional de arco recurvo.  

El pasado 3 de marzo, se convoca a todas las Federaciones Españolas a una reunión con la Secretaria de Estado para el deporte, Dª Irene Lozano, para informar sobre la situación del deporte y las medidas a adoptarse con motivo del COVID-19. El jueves 4 de marzo, el Consejo Superior de Deportes informa sobre el cierre del pabellón y de la piscina del Centro de Alto Rendimiento de la Blume por el positivo de un trabajador de la Federación Española de Judo.

Debido a la situación que comienza a generarse en España y ante la incertidumbre de un posible positivo en la residencia Blume, con el consiguiente riesgo de cierre de la residencia, y del CAR de Madrid, tras hacer las pertinentes consultas y obtener las correspondientes autorizaciones, el martes 10 de marzo, el presidente de la RFETA, de acuerdo con el cuerpo técnico de la misma, toma la decisión de adelantar el viaje a Antalya al día 12 de marzo, con el fin de no interrumpir los entrenamientos del equipo nacional, al ser Turquía, por aquel entonces, país libre de COVID-19.

Sin tiempo que perder, las gestiones realizadas por parte de la federación se intensificaron para cambiar los billetes de avión, avisar al hotel de nuestra llegada anticipada, e informar de inmediato a los deportistas y a sus familiares, quienes en todo momento vieron acertada la decisión.
A destacar la buena acogida por parte de sus familias, máxime considerando que en el equipo nacional hay varios deportistas menores de 18 años.

El miércoles 11 de marzo, la federación turca nos informa de la cancelación de todas las competiciones Internacionales en su país por decisión del gobierno, pese a lo cual nos confirman la celebración de la concentración internacional. También autorizan que lleguemos antes de lo previsto, ofreciéndonos incluso a que, durante la semana en la que se iba a celebrar la competición, nos quedáramos entrenando con ellos y con el resto de países que tenían previsto participar en la misma.

Esa misma tarde, todas las federaciones nacionales somos informada por parte del CSD de la orden de desalojo del CAR y de la residencia Blume con fecha 12 de marzo. Al final del día, RFETA informa del aplazamiento el clasificatorio previsto el sábado 15 de marzo en Cáceres, así como las jornadas de las Ligas Nacionales de Campo y 3D del fin de semana.

El equipo nacional aterriza en Antalya el jueves día 12, informando al día siguiente el gobierno turco que se cancelan todos los vuelos entre España y Turquía hasta el 17 de abril, siendo decretado en España el estado de alarma el sábado día 14 de marzo.
El domingo 15 de marzo se ordena el cierre de todas las instalaciones deportivas en Turquía, pero nuestro equipo obtiene la autorización pertinente para poder seguir entrenando en un campo de tiro al que sólo tiene acceso nuestro equipo. El equipo nacional de tiro con arco de Rusia también se encuentra entrenando en unas instalaciones próximas.

El lunes 16 de marzo, World Archery suspende todas las competiciones internacionales hasta el 30 de abril, por lo que se mantiene, al menos de manera provisional, la Copa del Mundo de Antalya y el Campeonato de Europa, a celebrarse en la misma localidad, en el que se reparten plazas olímpicas.
La federación internacional informa, asimismo, a todas las federaciones nacionales de tiro con arco el martes 17 de marzo que, de cancelarse todos los torneos preolímpicos previstos, todas las plazas pendientes de asignación para los Juegos Olímpicos de Tokio se asignarían en un único torneo preolímpico durante la celebración de la Copa del Mundo de Berlín.

Desde el primer momento, la comunicación de nuestro equipo técnico con los responsables del CSD y del COE, incluso con los de World Archery, es constante, creándose además un grupo de Whatsapp con los padres de los deportistas desplazados a Antalya para facilitar la comunicación diaria con ellos en todo momento.

Sirva como ejemplo la carta recibida en el día de ayer por los padres de uno de los deportistas concentrados, suscrita por todos y cada uno de los demás:

“Tras las críticas vertidas contra la Real Federación Española de Tiro con Arco por la aparición en prensa de la publicación de la noticia del “exilio del Equipo Nacional absoluto en Turquía”, como padre de una de las deportistas que integran ese combinado, Leyre Fernández Infante, no tengo más que mostrar mi total apoyo a esta federación y a sus miembros, por la gestión realizada durante los primeros momentos de esta dura crisis que estamos viviendo.

En los instantes más complicados, cuando reinaba el caos y no se sabía exactamente que iba a suceder, demostraron serenidad y gran capacidad de decisión. Lo fácil en esos momentos hubiera sido esperar que se sucedieran los acontecimientos, cosa que hicieron el resto de federaciones, echando por tierra cuatro años de trabajo al ver como sus atletas se marchaban a sus casas con un futuro incierto a escasos meses de la celebración de los Juegos Olímpicos, haciendo inútil el esfuerzo realizado por muchas personas durante mucho tiempo.
En ese caso, nadie les hubiera reprochado nada.

En cambio, tomaron la arriesgada decisión de enviar al Equipo Nacional a Turquía, un país donde la incidencia del COVID19 había sido casi inapreciable hasta ese momento, donde iban a celebrar una importante concentración, así como una competición internacional, y donde meses después se jugarían plazas olímpicas, algo por lo que lleva luchando nuestro deporte mucho tiempo.
Bajo mi punto de vista supieron leer las eventualidades que estaban sucediendo en nuestro país y tomaron la decisión que creyeron más oportuna para que nuestros deportistas llegaran en las mejores condiciones, y en igualdad de oportunidades que los atletas de otros países, a la disputa de las plazas olímpicas.

Pero es que, además, esta decisión estuvo al alcance de otras federaciones que, libremente, consideraron como elección, posiblemente sin evaluar en ese momento la opción de la solidaridad, no viajar. Nadie se lo impidió. En ningún momento movió a los deportistas otros fines que los de continuar con su plan de entrenamiento, a pesar de que todos sus familiares permanecían en España sujetos a los avatares de la pandemia, que hoy, si sabemos que su pico de propagación va en aumento, pero a fecha de salida, el gobierno, con los datos que contaba, no era demasiado pesimista sobre su evolución.

 

La información en poder de la federación para afrontar el viaje dependía del pronóstico de las autoridades españolas, quienes sin ningún tipo de problema dieron el visto bueno al viaje. A fecha de hoy, es decir, a posteriori, las circunstancias que se analizan no se conocían. Es posible, por otra parte, que toda la polémica suscitada, si es que existe, haya sido propiciada por una deficiente exposición, por no conocer posiblemente toda la información exacta, por parte de los medios de comunicación, que en ningún momento puede empañar la profesionalidad y buena fe de los concentrados en Turquía, cuya vida transcurre entre los intensos entrenamientos y los estudios que tampoco han abandonado.

Por mi parte, quiero felicitar a la Real Federación Española de Tiro con arco por haber demostrado valentía, honradez, dedicación por su trabajo, seriedad y buen hacer. El tiempo dará o quitará la razón a unos u otros, pero no se puede negar que el objetivo de esta corporación es mirar por los intereses del tiro con arco, a pesar de los inconvenientes que ello pueda acarrear.”

Como nos han trasladado otros padres, la obligación de los deportistas es entrenar, y la de la federación facilitar su entrenamiento. Que los deportistas, y sobre todo los de alto nivel, sigan entrenando es bueno y no perjudica a nadie. Que dejaran de entrenar, no sólo sería malo para ellos, sino que no ayudaría en nada ni a nadie a los que estamos sufriendo en España con la pandemia.
En otros países les están facilitando instalaciones y condiciones óptimas para poder entrenar sin que ello sea un perjuicio para la sociedad, sino al contrario, un ejemplo para que todos sigamos trabajando, luchando unidos, y poder ganar así esta batalla.

A día de hoy no podemos garantizar otra cosa que el compromiso de trabajar día a día.
Primero por velar por la salud y la seguridad de los deportistas y técnicos desplazados a Turquía. Segundo por garantizar que sus condiciones de trabajo sean las óptimas para la consecución de unos objetivos que son compartidos. Y tercero por informar a todas las partes interesadas para que el desarrollo de nuestra actividad sea acorde a las circunstancias, tan difíciles y cambiantes en estos momentos.

Real Federación Española de Tiro con Arco

Organismos Oficiales

Consejo Superior de Deportes Ministerio de cultura y deportes de Deportes
  • archery
  • adesp
  • coe
  • arechery europa
  • cpe
 

Colaboradores

  • lfp
  • Loterias y Apuestas del Estado
  • NKL
  • toyota logo
  • decathlon

Log in or Sign up